miércoles, 28 de agosto de 2013

BULNES, UNA MIRADA RETROSPECTIVA

Bulnes fue, aún a las puertas del postrero de los siglos, aquel del progreso, la tecnología y el tan nombrado bienestar, evaporado, según los mas agoreros, de la mano de esa tan nombrada crisis que trae al mundo de cabeza y motivo mas que suficiente para que rodara alguna que otra cabeza que jamás va a rodar, el icono del aislamiento de esta tierra norteña y tradicionalmente aislada que es Asturias. 

 fotografía de JR Lueje

Un funicular inaugurado en el año 2001 y construido mas con afán recaudatorio que práctico fue el que acabó con la imagen de aquel Bulnes lejano que retratara el objetivo de Lueje y que aún puedo presumir de haber conocido, eso si, con unos escasos seis años de vida a mis espaldas, allá por los principios de los noventa, en mi primera visita a los Picos de Europa. El Bulnes del 2013 es un nuevo Bulnes, no se si mejor o peor, eso serán sus vecinos quienes deban juzgarlo, pero si un Bulnes turístico y comercial, relegando al mas primario de los sectores a un segundo lugar y al mas asno de los animales, que no al mas burro, a un plano inimaginable hace unas décadas, ocupando el papel de figurante para las mas de una y de mil cámaras digitales de esas de mas de mil y de cien mil pixeles que por Bulnes se dejan caer durante los meses estivales.



Quién iba a decir a aquellos bisabuelos de los hoy reconvertidos en turistas urbanitas, emigrantes por imperativo y necesidad a la capital, que aquel que fuera objeto de juramentos y "palicazos" en sus años de juventud rural, acabaría por ser el mas codiciado trofeo para la colección de instantes que todo biznieto cosmopolita anhela colgar en su tablón virtual en cuanto llegue de nuevo al mundo del alquitrán...y es que ya se sabe, al final la monotonía del día a día  acaba por convertir a lo cercano en banal , lo mejor siempre está de puertas para afuera.Como hemos cambiado.